Menu

Cualquier tiempo pasado fue…

Mikel 2 años ago 0 214

…fue anterior, punto. Nos dicen que las nuevas generaciones son muy diferentes a las de hace unas décadas, que las redes sociales, las «nuevas pedagogías» y la epidemia han convertido a nuestros jóvenes en una especie de islas solamente comunicadas por Internet, pero permitidme dudar de ello. El profesorado del que formo parte tiene una especie de maldición, cada curso nos encontramos delante de otra remesa de gente, siempre joven y vital, pero ¿son tan diferentes? Hace un tiempo hablaba de nuestro oficio, así que vayan, lean y vuelvan.

Curioso oficio el nuestro

Pues eso, que nuestra audiencia es insultantemente joven y traen su adolescencia, sus preocupaciones, sus búsquedas de límites y sus ganas de experimentar. Empecé a dar clase en 1987 (para parte de mi alumnado eso es la Prehistoria), así que en mis primeros diez años en la faena mi clientela tenía de 14 a 18 años, luego llegó a los institutos más gente menuda, de 12 a 14, la ESO, y desde entonces he tenido alumnado que entra en el insti con 11 o 12 años y se va si todo va bien con 15 o 16, o si se tuerce con 17-18. ¿Son diferentes los adolescentes de los 90 y los de 2022? O yendo más allá, ¿es distinta la gente actual de esas edades comparada con la de los 70? Voy a disparar una serie de preguntas para que hocéis a gusto en el barro:

  • ¿Saben más?
  • ¿Aprenden diferente?
  • ¿Son más progres o más regres que las generaciones anteriores?
  • ¿Son menos empáticos?
  • ¿Son menos respetuosos?
  • ¿Son más familiares?
  • ¿Leen menos?
  • ¿Son más pasotas?
  • ¿Son más viciosos?
  • ¿Tiene menos respeto mutuo o con sus mayores?
  • ¿Son más consumistas?
  • ¿Son más ecologistas?

Antes de que respondáis sentando cátedra, me gustaría tocar un par de conceptos que pueden mediatizar vuestras pomposas respuestas, el «efecto hoy en día» el sesgo del superviviente, en los que yo he caído una y otra vez. Ahí va el primero:

Los jóvenes ‘de hoy en día’ siempre han sido peores que los de antes (theconversation.com)

Y aquí el segundo en dos documentos:

#8 Sesgo del superviviente (substack.com)

El sesgo del superviviente en educación

Podéis investigar en que consiste este sesgo y la razón de poner ese avión ahí arriba.

No, no tengo respuestas para las preguntas de arriba, de hecho casi todas serían de corte gallego con muchos «Depende». A nuestros instis de vez en cuando llegan exalumnas/os que ya ejercen de docentes y cuando contactan con el alumnado actual nos suelen hablar de esto mismo con una pregunta recurrente: «¿Nosotras éramos así?«.

No voy a negar que todos los días tengo la tentación de establecer paralelismos o de buscar diferencias entre nuestra  adolescencia, la de los 70, los 80 o los 90, y la de ahora con la irrupción de Internet y la hiperconexión que trae entre sus bits, pero luego me lo pienso otra vez y me asaltan dudas. De hecho me gusta sembrar esas dudas (es lo único que crece en casi todos los sitios) entre mi alumnado, que hagan un ejercicio de introspección y se vean desde fuera. Para su sorpresa los resultados son dispares. Cuando le preguntan por vicios a sus progenitores suelen sorprenderse con lo crápulas que eran en sus años mozos, cuando lo cierto es que la gente menor de 16 años consume muchas menos drogas que en épocas pasadas, al menos con la que yo trato. Algunos adolescentes siempre han leído mucho, otros nada, ley de vida. Las familias han cambiado, eso sí, ahora hay más variedad, más divorcios, más monoparentales o composiciones diversas con varias casas a las que acudir, hay cambio pero no se puede afirmar que sea a mejor o a peor. La empatía o el respeto se pone en solfa en la adolescencia y esto es así desde el principio de los tiempos:

“Ahora los chicos aman el lujo. Tienen malas maneras, desprecian la autoridad; no respetan a los mayores y prefieren la cháchara al ejercicio” atribuida a Sócrates, nada más que decir.

¿Que ahora la juventud milita menos en el voluntariado que en décadas precedentes? Puede ser, hay otra concepción de lo social, más «infoxicada» y por lo tanto más puesta en duda porque ya no se fían de nada ni de nadie. ¿Que muchas familias sobreprotegen a sus infantes? También puede ser, porque el mundo ahora puede entrar por una pantalla y antes había que salir a la calle a buscarlo. Aún así y todo me resisto a hacer juicios de valor sobre la bondad de nuestro desarrollo y la maldad del actual. De hecho es sólo una impresión, pero creo que a sus 16 años son más sanos que nosotros a esa edad allí por el siglo pasado.

Ahora mismo tengo una clase de 4º de ESO con gente de 15 añitos que me están aportando mucho con su trabajo y su esfuerzo. Se puede hablar con ellos y ellas de cualquier tema, siempre aportan algo, son críticos y se creen poco de lo que entra por sus ojos curiosos. ¿Aprenden diferente? Está por demostrar. ¿Más ecologistas o menos consumistas? Ummm, de todo hay, como en botica. Cualquier tiempo pasado fue, sencillamente, anterior, ya lo dice Nieves Concostrina.

Espero vuestras respuestas, pero sobre todo quiero que crezcan en vuestro interior unas poderosas dudas sobre esas comparaciones que hacéis entre generaciones, entre los docentes suelen doler especialmente.

 

Written By

Antimilitarista, bilbaino, irakaslea, geek, microbiólogo, euskaldun y procrastinador. Bastante ácrata e idealista. Naturazalea eta mendizalea.

Leave a Reply

Deja un comentario